Back to Top

Anatomía y fisiología sexual

Tabla de contenidos

El desconocimiento de nuestro propio cuerpo es algo habitual, este hecho favorece el mantenimiento de mitos, miedos y tabús sobre nuestra sexualidad, limitando su vivencia de una forma sana y satisfactoria.

El cuerpo es su base, de expresión y de recepción, de manera que su conocimiento es esencial.

A menudo se confunden los órganos genitales externos e internos a la vez que se desconocen sus funciones, por lo que pasamos a describirlos a continuación.

ÓRGANOS GENITALES EXTERNOS MASCULINOS:

El escroto es una bolsa de piel fina que recubre y contiene a los testículos, a la vez que los protege.

El pene es un órgano cilíndrico de tamaño variable (que no influye en el placer ni en su funcionamiento durante las relaciones sexuales). En su interior se compone de un cuerpo esponjoso que rodea la uretra, por donde sale el semen y la orina (nunca a la vez gracias a la acción de unos músculos localizados cerca de la próstata). Este tejido blando y acolchado se extiende hasta el extremo del pene llamado glande. Los cuerpos cavernosos son los encargados de la erección, llenándose de sangre durante la excitación y aumentando así el volumen del pene.

El glande es ensanchamiento del pene con gran número de terminaciones nerviosas que lo hacen extremadamente sensible a la estimulación.

Recubriendo el pene está el prepucio, una pielcilla que lo protege y que se retrae durante la excitación. Si el prepucio es demasiado pequeño en su extremo la erección será dolorosa, solucionándose con una sencilla intervención quirúrgica llamada circuncisión.

ÓRGANOS GENITALES INTERNOS MASCULINOS:

En su interior el aparato genital masculino está formado por una serie de órganos cuya función es la de producir, formar, almacenar y transportar a los espermatozoides hasta el exterior.

Los testículos son las glándulas sexuales masculinas encargadas de segregar la hormona sexual masculina, la testosterona. Gracias a su acción a partir de la pubertad comienzan a producirse las células reproductoras masculinas, los espermatozoides.

Sobre los testículos se encuentran los epidídimos, pequeñas bolsitas que acumulan a los espermatozoides y permiten su paduración y capacitación reproductiva.

Los conductos deferentes ascienden desde los epidídimos hacia las glándulas anejas.

Estas glándulas se componen de la vesícula seminal, donde se almacenan por un tiempo los espermatozoides y se mezclan con el líquido prostático, de la próstata, situada debajo de la vejiga de la orina. Produce el líquido prostático que alimentará a los espermatozoides ademas de lubricarlos y facilitar su movilidad. Y por último de las glándulas de Cowper, que situadas bajo la próstata segregan el líquido preseminal, que limpiará la uretra, preparándola para la eyaculación.

ÓRGANOS GENITALES EXTERNOS FEMENINOS:

El conjunto de estos órganos se denomina vulva, y se compone de los labios mayores, pliegues de piel que cubren y protegen otras zonas más internas de la vulva como son los labios menores, pliegues también más pequeños y finos que se unen en sus extremos superiores en el capuchón del clítoris, que a modo de funda de piel lo protegerá.

El clítoris es un pequeño órgano eréctil con gren número de terminaciones nerviosas, constituyendo una de las mayores fuentes de placer durante la respuesta sexual de la mujer.

Debajo del clítoris se situa el orificio de la uretra, por donde sale la orina, y bajo este el oríficio vaginal que comunica con la vagina.

En su interior se encuentra el himen, una fina membrana que se encuentra agujereada de forma diferente en cada mujer, y que puede desgarrarse por alguna caída, montar a caballo…, o durante las primeras penetraciones.

ÓRGANOS GENITALES INTERNOS FEMENINOS:

La vagina es un conducto elástico, con la capacidad de dilatarse, adaptandose al tamaño del pene durante la penetración. Esta capacidad es tan asombrosa que por la vagina saldrá el bebé en el parto.

En la parte más profunda de la vagina se encuentra el cuello del útero o cérvix, estrechamiento del conducto que da paso al útero o matriz.

Es un pequeño órgano con una musculatura muy potente.

En su interior se desarrollará el endometrio o capa embrionutritiva que en caso de fecundación del óvulo facilitará su anidación en el útero.

A ambos extremos del útero se encuentran las trompas de falopio, de unos 10-12 cm., que captarán los óvulos maduros que son expulsados de los ovarios durante la ovulación, conduciéndolos hasta el útero.

Por último encontramos los ovarios, esas glándulas sexuales femeninas del tamaño de una almendra que contienen los óvulos, o células reproductoras femeninas, hasta su maduración, y que se encargan de la producción de las hormonas sexuales como los estrógenos y la progesterona.

Las hormonas son sustancias segregadas por las glándulas y que actúan a través de la sangre.